La caspa es una de esas afecciones que, aunque no es grave, pueden suponer un motivo de baja autoestima por su carácter antiestético. Sin embargo, se trata de uno de los problemas capilares más comunes entre la población, llegando a afectar, en algún momento de su vida, casi al 50%. En este post analizamos por qué puede aparecer caspa y cómo eliminarla de manera efectiva. ¡Sigue leyendo!

¿Por qué se produce la caspa?

Esta es una de las primeras preguntas que nos hacemos cuando nos miramos al espejo y vemos pequeñas motas blancas por nuestra cabeza. Lo primero que debes tener en cuenta es que la caspa es una manifestación leve de dermatitis seborreica, un trastorno cutáneo que suele afectar al cuero cabelludo.

Las causas de la aparición de caspa son muy diversas: desde que tu piel sea más grasa o tenga tendencia a irritarse, hasta que sufras afecciones como psoriasis o eccemas. Asimismo, la piel demasiado seca también puede ser escenario de caspa.

Finalmente, una mayor sensibilidad a los productos capilares o la presencia de un hongo de levadura, “malassezia”, que se nutre de los aceites que tenemos en el cuero cabelludo también pueden provocar la aparición de caspa.

 ¿Cómo saber si tengo caspa?

Identificar la caspa es relativamente sencillo, puesto que los síntomas son fácilmente visibles y detectables. Lo más habitual, cuando tienes caspa, es tener picazón en el cuero cabelludo, pequeñas escamas de piel que se ven como motas blancas, y que pueden aparecer en el pelo, las cejas o incluso la barba y los hombros. Por tanto, si tienes sensación de picor o incluso ardor en la cabeza, y ves en tu ropa o en la almohada pequeñas escamas de piel, es síntoma claro de caspa.

Tipos de caspa

Dependiendo de cómo sea tu piel o de qué esté causando la caspa, distinguimos entre tres tipos principales:

  • Caspa seca: es la que se suele observar con más frecuencia. En este caso, el síntoma más común es la descamación de la piel, un signo derivado de la propia sequedad cutánea. En estos casos, no es habitual sentir picor.
  • Caspa seborreica: por otro lado, aparece la seborraica, un tipo de caspa que suele ser más espesa, de color más amarillento debido a que está recubierta de una capa de grasa. Por tanto, este tipo de caspa suele producir picor.
  • Caspa por psoriasis: la causa principal no es una infección por un hongo o bacteria, sino por la propia psoriasis, que produce una irritación en la piel que se puede manifestar en el cuero cabelludo.

Factores de riesgo que pueden provocar caspa

Como es habitual, no todas las personas tienen la misma predisposición a padecer esta afección capilar. Existen algunos factores que elevan el riesgo de ello, y estos son los más habituales:

  • La edad: la caspa suele empezar a manifestarse de manera más habitual en personas que alcanzan la edad adulta, y puede ser habitual hasta la mediana edad. No obstante, en algunos casos, puede mantenerse a lo largo del tiempo, aunque es frecuente que se vaya reduciendo según vamos envejeciendo.
  • Los hombres tienden a tener caspa de manera más frecuente que las mujeres.
  • Padecer determinadas enfermedades que afectan al sistema nervioso, como el Parkinson, o que debilitan el sistema inmunitario, como el VIH.
  • Estrés: si estás viviendo una situación más estresante o en la que estés más nervioso, es probable que el problema de caspa se agrave. Es interesante recalcar que el estrés, por sí solo, no suele producir caspa, pero agrava los síntomas en las personas que ya la padecen. Generalmente, por el exceso de sudoración.
  • Factores hereditarios: la caspa, como tal, no se hereda, pero sí puedes heredar las condiciones en las que sea más favorable la aparición de la misma.

¿Qué medicamentos llevan los champús anticaspa?

Una de las soluciones más frecuentes para combatir la caspa es recurrir a champús específicos y lociones capilares con indicación farmacéutica. Este tipo de productos pueden incorporar distintos compuestos médicos, en función de para qué tipo de cabello estén indicados. Entre los más frecuentes encontramos:

  • Piritiona cíncica, un compuesto antimicótico y antibacteriano.
  • Ácido salicílico, que contribuye a reducir la descamación.
  • Sulfuro de selenio, otro poderoso componente que evita la proliferación de hongos, aunque debes asegurarte de que no queden restos, pues puede decolorar tu cuero cabelludo.
  • Ketoconazol, otro compuesto químico para eliminar al hongo causante de la caspa.
  • Fluocinolona, corticoide para reducir el picor y la irritación.
  • Champús a base de alquitrán de hulla, que reduce la producción de escamas.

¿Cómo eliminar la caspa de manera definitiva?

Una vez hemos identificado el problema, llega el momento de ponerle solución. Para ello, existen determinadas lociones y champús específicos que pueden ayudar a solventar este problema. Por ejemplo, si sufres caspa seborreica, es interesante aplicar el champú de Pilexil, que reduce el grado de grasitud del cuero cabelludo.

Otro tratamiento efectivo son los champús Zincation Plus y Zincation anticaspa formulados con principios activos que ayudan a disminuir la excesiva descamación del cuero cabelludo y alivian el picor.

Para cabellos grasos, también puede ser muy útil el champú de Vichy, que podrás utilizar durante unas 4 semanas. Y, si lo que buscas es intentar reducir la cantidad de grasa que produce tu piel, puedes recurrir a productos como Vital Plus Active FS Seborrea Descamación.

En cambio, si tienes caspa seca, es más aconsejable lociones como la de Roche Posay o Ducray.

En cualquier caso, es importante, siempre, consultar con tu farmacéutico o dermatólogo, que te recomendará el remedio más adecuado según tu tipo de piel y la causa principal de la caspa. En Farmacia Viesques podemos ayudarte a detectarla y a aplicar la solución perfecta para que la caspa no sea un problema en tu vida.

Déjanos tu comentario