Cuidar la alimentación es una de las grandes preocupaciones que tienen muchas personas hoy en día para seguir un estilo de vida saludable. Una de las dietas más populares es la dieta proteica, que, como su nombre indica, se basa principalmente en la ingesta de proteínas. Pero, ¿sabes qué ventajas e inconvenientes presenta? Te lo contamos todo en este artículo.

¿En qué consiste una dieta proteica?

Lo primero que debes tener claro es qué es una dieta proteica. Se trata de un tipo de alimentación en el que se ingieren, sobre todo, proteínas, reduciendo así el consumo de carbohidratos y otros nutrientes.

Esta es una definición genérica, puesto que la dieta proteica no solo influye en los alimentos sólidos, sino también en los líquidos que se toman. Además, requiere una frecuencia muy concreta y un límite de cantidades por cada comida en función de los objetivos que tengamos con la dieta. Por este motivo, es importante realizarla, siempre, bajo control médico.

¿Cuál es el objetivo de una dieta proteica?

En la mayoría de los casos, la finalidad principal de llevar a cabo una dieta proteica es bajar de peso sin reducir la masa muscular. Es decir, es perfecta para reducir grasa sin que ello conlleve una reducción de músculo adicional. Por este motivo, es una dieta que suelen seguir las personas deportistas en los períodos en los que quieren reducir peso en poco tiempo y sin perder masa. En este sentido, es importante planificar tu dieta en función de tu edad, peso, actividad física y otros factores que pueden condicionarla, como enfermedades o trastornos adicionales.

Principales ventajas de la dieta proteica

Las ventajas más importantes que presenta este tipo de dietas son las siguientes:

  • Pérdida de peso rápidamente. Al reducir la ingesta de carbohidratos, la pérdida de volumen se nota en poco tiempo.
  • Ayuda a ganar masa muscular. Al eliminar el exceso de grasa sin reducir la masa muscular, esta incrementa de forma más visible en nuestro cuerpo.
  • Sensación permanente de saciedad. Se trata de una dieta que, en función del organismo de cada persona, suele requerir realizar 5 comidas diarias. Y, al ser la proteína el principal nutriente, suelen ser comidas saciantes, por lo que se reduce la sensación de hambre propia de una dieta.

¿Qué riesgos conlleva una dieta rica en proteínas?

Cualquier dieta debe realizarse de manera controlada, especialmente las que, como la proteica, implica dejar de ingerir un tipo de nutrientes para aumentar la dosis de otro. Por tanto, es importante conocer no solo las ventajas de este tipo de alimentación, sino también los riesgos que puede tener en tu salud si no está controlada por un profesional médico:

  • Cetosis: la ingesta elevada de proteínas puede producir lo que se conoce como cetosis, un estado del metabolismo en el que el organismo recurre a la grasa como principal fuente de energía en lugar de a la glucosa. Suele producirse, también, en situaciones de ayuno prolongado o cuando ingerimos pocos carbohidratos, lo que hace que las reservas de glucosa se vacíen.
  • Sobrecarga renal. Ten en cuenta que el aparato renal es el encargado de eliminar los productos del metabolismo proteico. Por tanto, un exceso de ellos puede producir una sobrecarga del aparato renal, originando incluso problemas hepáticos en el futuro.
  • Estreñimiento.
  • Dolor de cabeza, náuseas o pérdida de apetito.

Efectos secundarios de la dieta hiperproteica

Otra de las razones por las que es fundamental controlar la dieta proteica es identificar los posibles efectos secundarios derivados de ella. Por ejemplo, el médico debe analizar tus niveles nutricionales y comprobar si es necesario tomar suplementos nutritivos para compensar el déficit de alguno de ellos.

Por otro lado, la dieta hiperproteica es una de las que más efecto rebote genera si se deja o si no se sigue de manera controlada. De hecho, aunque produce una rápida pérdida de peso, dejarla puede suponer no solo que recuperes el peso perdido también muy rápidamente, sino que cojas incluso más.

Las dietas hiperproteicas también suelen implicar un aumento del ácido úrico; especialmente las que se basan en productos cárnicos. Es importante controlar el nivel de este componente para evitar enfermedades como la gota. Adicionalmente, una dieta hiperproteica puede ocasionar alteraciones hormonales que se manifiesten, por ejemplo, en más sudoración.

Por todos estos motivos, es fundamental llevar un buen control médico de la dieta según el objetivo que quieras conseguir. Y, con el fin de ejercer un control más frecuente y continuo, en Farma Viesques podemos asesorarte y ayudarte a encontrar el suplemento nutritivo más adecuado para tu metabolismo según las indicaciones médicas pertinentes.

Además, recuerda que en nuestra farmacia en Gijón podrás someterte a un control de peso y masa muscular, para que compruebes los resultados de tu dieta proteica debidamente controlada.

Déjanos tu comentario