El frío, los cambios bruscos de temperatura, la calefacción en espacios cerrados… tienen un impacto directo sobre la piel resecándola y agrietándola más que nunca. Estos cambios terminan produciendo irritaciones y una deshidratación profunda durante los meses más fríos del año, pero con algunos cuidados especiales y productos específicos es posible mantenerla fresca y evitar las tiranteces. Si quieres conocer algunos trucos para cuidar tu piel en invierno, ¡sigue leyendo!

¿Cómo afecta el frío a la piel?

El invierno es una de las estaciones que más afecta a la piel tanto del rostro como de las manos o, por ejemplo, los pies. La inestable meteorología y las bajas temperaturas son las principales causas de problemas en la piel, aunque las calefacciones también tienen un importante papel provocando fuertes cambios de temperatura que afectan directamente a su estado.

Los síntomas más comunes que provoca el frío de esta época del año son: sequedad, tirantez, irritación o picores, enrojecimiento y en casos más molestos, agrietamiento o descamación.

¿Por qué se me reseca la piel?

Además de las diferentes variantes que te hemos contado, existen otros elementos realmente determinantes que influyen en la sequedad y son: la edad y el factor hormonal. Con la edad, la piel se vuelve más sensible y delicada a los cambios perdiendo su capacidad para retener agua (hidratación). Por otro lado, los cambios hormonales que se sufren con el paso de los años – embarazo, menopausia…-, también provocan una mayor sensación de sequedad y pérdida de elasticidad. Y no lo olvides, la alimentación o la falta de ejercicio también influyen de forma directa sobre la piel.

Consejos para el cuidado de la piel en invierno

Además de realizar una correcta rutina diaria de la piel -limpieza, exfoliación e hidratación-, te ofrecemos algunos consejos que debes seguir si quieres lucir una piel luminosa en invierno. ¡Toma nota!

  • Hidratación externa. Las lociones y cremas hidratantes serán tus aliadas durante el invierno.  Debes llevar a cabo un buen cuidado diario con productos específicos tanto para el rostro como para el resto del cuerpo. Si buscas una crema facial intensa que nutra tu piel mientras reduce los signos de la edad, debes probar el suero con colágeno de Vital Plus. Y no te olvides también de mantener el cuerpo hidratado con una loción corporal específica. Si en esta época del año tu piel se reseca más que nunca, prueba Acilac, una leche corporal perfecta para pieles descamativas, ¡te la recomendamos!
  • Presta especial atención a pies y manos, así como a las zonas de pliegues (codos, rodillas). Las manos, además de la cara, son una de las zonas más expuestas al frío. Lleva siempre contigo una crema de manos para aplicarla en cualquier momento, también en los codos.
  • No descuides el cuero cabelludo. Aunque a veces no le prestemos la atención que se merece, la piel del cuero cabelludo también sufre las inclemencias del tiempo. Si notas mayor sequedad y tirantez en el pelo, es el momento de actuar. En nuestra web encontrarás un increíble producto de Vital Plus que actúa rápidamente contra la descamación y la seborrea.
  • Hidratación interna. Además de cuidarse por fuera, también es necesario hacerlo por dentro. ¿Cómo? Llevando a cabo una alimentación saludable y consumiendo al menos entre 1,5 y 2 litros de agua diarios. Además, si durante esta época del año te sientes algo decaído o falto de energía, los complejos vitamínicos como Vital Plus, te aportarán vitaminas A, E, C, B6, L-Cistina, Selenio, Mijo, Biotina y Niacina. Contiene principios activos antioxidantes esenciales para proteger a la piel y al cabello durante todo el año.
  • La alimentación también es protagonista. Si quieres mantener una piel sana y firme en la época más fría del año, no debes descuidar tu alimentación. En estos meses, incluye en tu dieta frutas y verduras ricas en vitamina A, como el brócoli, las espinacas o las zanahorias, y también que contengan vitamina C, como el kiwi o la naranja. Estos productos naturales ayudan a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres.
  • ¡No te olvides de la protección solar! Utiliza crema solar siempre. Durante los meses de invierno, la radiación solar puede llegar a ser igual de agresiva que en verano, aunque el sol no sea tan visible. Los especialistas recomiendan aplicarla siempre que se haga ejercicio en exteriores o cuando se salga a la calle, per, sobre todo, en deportes relacionados con la nieve es fundamental utilizar protección de factor 50+. ¡Visita nuestra sección de protectores solares y encuentra el que mejor se adapte a las necesidades de tu piel!
  • La mejor época para cuidar las manchas solares. El invierno es la estación del año más idónea para aplicar tratamientos contra las manchas solares porque los días de sol son menos habituales.

Y recuerda, la constancia lo es todo. El mejor hábito es mantener una buena rutina diaria con productos de calidad que cuiden la piel cada día, no solo en ciertas épocas del año.

Algunos tips más…

Además de la rutina facial y corporal para cuidar tu piel, existen otros hábitos que debes incluir en tu vida diaria que no solo son beneficios para la piel, sino también para todo el organismo, ¡presta atención!

  • Evita los cambios bruscos de temperatura. Los cambios que generalmente se producen en invierno, del exterior al interior de la casa, por ejemplo, aumentan las posibilidades de arañas vasculares o telangiectasias.
  • ¡Abrígate bien! Utiliza bufandas, gorros y guantes, tu piel lo agradecerá al final del día. Sobre todo, cúbrete las manos. Si sufres sabañones o tus dedos se vuelven rojizos o morados con el frío, es la primera señal de alarma para protegerlos.
  • Evita ducharte con agua muy caliente en esta época del año. El agua tibia no es agresiva para la piel, sino que mantiene la misma temperatura del cuerpo. Por cierto, si es posible no realices más de una ducha al día.
  • Di no al alcohol y el tabaco. Como para tantos otros aspectos de la salud, el tabaco y el consumo de alcohol tienen un impacto realmente negativo sobre todo cuando hablamos de la piel. Además, ¿sabías que el alcohol empeora la dilatación capilar del rostro?

Déjanos tu comentario