Según Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL-CCC), el 80% de la población ha sufrido un episodio de vértigo en su vida. Esta sensación de malestar, mareos e inestabilidad, es realmente molesta para quienes lo sufren y puede llegar a limitar su vida cotidiana e interferir, por ejemplo, en su capacidad para trabajar o para mantener relaciones sociales dependiendo de la intensidad. Aunque no están considerados de gravedad y en la actualidad, aún se investigan las causas y tratamientos para combatir este trastorno, existen remedios y hábitos saludables para reducir los síntomas asociados al vértigo. ¡Te lo contamos!

Síntomas del vértigo: ¿los has sufrido alguna vez?

El vértigo es una sensación de distorsión irreal del espacio que rodea a la persona. Es decir, una sensación ilusoria de movimiento generada por una alteración de la orientación espacial y que en la gran mayoría de casos tiene su origen en algún fallo interno del oído. Aunque produce inestabilidad, inseguridad y sensación de malestar, el vértigo no debe confundirse con los mareos. El mareo es una sensación de casi desmayo o aturdimiento, en este caso la persona no siente que las cosas a su alrededor se muevan.

El trastorno es más común entre las personas mayores, pero puede afectar tanto a hombres como a mujeres de cualquier edad, incluso jóvenes y niños. Los síntomas más habituales son:

  • Nistagmo: movimiento anormal e involuntario de los ojos.
  • Inestabilidad y pérdida del equilibrio
  • Náuseas, vómitos y malestar general.
  • Disminución de la audición.
  • Pérdida de fuerza y sensación de debilidad.

Estos síntomas pueden aparecer de repente o cuando el paciente se acuesta, se agacha o mueve de forma repentina la cabeza. Además, pueden convertirse en algo crónico para muchas personas o suceder cada ciertos meses, por ejemplo.

Qué provoca el vértigo

Las causas del vértigo son muy diversas Generalmente, el vértigo suele estar producido por distintas alteraciones en el oído. Las estructuras internas en el oído son las encargadas de controlar el equilibrio – conocido como sistema vestibular-, aunque también pueden tener relación con el nervio que conecta al oído con el cerebro (nervio vestibular). Estas son las causas principales, pero no las únicas.

Existen muchos tipos de vértigos, pero los especialistas los clasifican en dos grandes grupos basándose en la localización de la enfermedad:

  • Vértigo periférico. Es el más común y está causado por la afección del laberinto y el nervio vestibular. Las personas que padecen este tipo de vértigo pueden además notar zumbidos o dolor en el oído.
  • Vértigo central. Está relacionado con una alteración de los mecanismos neurológicos del sistema vestibular (conecta el oído con el cerebro).

El vértigo también puede aparecer tras haber sufrido un traumatismo o golpe en la cabeza, un tumor, un ictus y también por:

  • Vértigo por estrés, también conocido como vértigo psicógeno. Los episodios de estrés o ansiedad producen tensión tanto nivel físico como emocional lo que puede llegar a provocar ciertos cambios en el organismo como la pérdida de equilibrio.
  • Efecto secundario de los medicamentos como los antibióticos aminoglucósidos, diuréticos, etc.

Consejos para sobrellevarlo mejor

El vértigo es un trastorno que puede llegar a alterar la vida de una persona, desde impedir realizar las tareas del hogar, conducir, trabajar e incluso llega a afectar a la calidad del sueño. Es por ello que, para muchos pacientes, la enfermedad se puede convertir en un quebradero de cabeza y aunque los avances en medicina son imparables, los tratamientos contra el vértigo no llegan a ser 100% efectivos en algunos pacientes. Pero existen alternativas y hábitos de vida que ayudan a reducir los molestos síntomas:

  • Mantener una dieta equilibra y consumir, al menos, dos litros de agua al día.
  • En general, evitar las luces brillantes que se encuentren en lugares cerrados o pequeños.
  • Practicar ejercicios de relajación como el Yoga o el Taichí.
  • Evitar los episodios de ansiedad o estrés.
  • Reducir o eliminar la ingesta de alcohol o tabaco que pueda empeorar los síntomas.

Y cuando aparezcan los síntomas es recomendable:

  • Acostarse o sentarse para reducir la sensación de inestabilidad.
  • Concentrarse en un punto fijo.
  • Reanudar más tarde lo que se estaba haciendo, pero de forma gradual, sin movimientos exagerados o rápidos.
  • Dejar la lectura o las pantallas (móvil, ordenador, televisión) mientras aparezca el malestar.
  • Se puede ingerir té de jengibre, es muy recomendable para reducir las náuseas y el mareo.

¿Existen tratamiento para este trastorno? Mejores medicamentos para el vértigo

  • Tratamiento para el vértigo leve. Para los síntomas más leves o suavizados del vértigo muchos especialistas recomiendan medicamentos más naturales como Arko ginkgo biloba, un fármaco creado a base de plantas naturales que alivia los síntomas de alteraciones cardiovasculares como las del vértigo.
  • Tratamiento para el vértigo agudo. Durante la fase más aguda del vértigo, los tratamientos anteriormente citados no surtirán efecto. En estos momentos, los fármacos más recomendados son los antivertiginosos como el dimenhidrinato en supositorios o el sulpiride inyectable, ya que no pueden ser ingeridos por vía oral a causa del riesgo de vómito o náuseas. En el caso de tratarse de una afección originada en el órgano de equilibrio del oído debido a una infección se suelen utilizar antibióticos o antiinflamatorios.

Déjanos tu comentario