Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), el 30% de la población sufre, o ha padecido en alguna ocasión, halitosis o mal aliento. Este problema, que no reviste gravedad, es realmente molesto para quien lo sufre y termina generando inseguridades y ansiedad en muchas personas. Además, también puede ser un indicativo de infecciones relacionadas con el aparato digestivo o con la higiene bucodental. Si quieres saber más detalles y conocer algunos cuidados para prevenir el problema… ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la halitosis?

El mal olor de boca -también conocido como mal aliento o halitosis-, es un problema que genera olores desagradables que surgen de la cavidad oral, aunque puede tener diversos orígenes. Por lo general lo padece la población adulta y no hay un perfil determinado. Dependiendo del origen del problema, se han identificado distintos tipos de halitosis:

  • Halitosis genuina o verdadera. El mal olor es realmente perceptible y es posible medirlo y analizarlo rápidamente.
  1. Halitosis fisiológica.
  2. Halitosis patológica.
  3. Halitosis patológica oral.
  4. Halitosis patológica extraoral.
  • Pseudohalitosis. Cuando el mal aliento solo es percibido por el propio paciente y no es medible o perceptible por otros.
  • Halitofobia. Los sujetos que sufren halitofobia tienen un miedo irracional a padecer mal aliento y recurren a una higiene excesiva de la boca.

¿Qué provoca la halitosis? ¿Cuáles son las causas de este problema?

La halitosis, aunque se considera un problema molesto o antiestético, no es una afección grave. Está estrechamente relacionada con la boca, pero su origen puede tener otras causas:

  • Problema bucodental. De forma mayoritaria, un 90% de los casos de halitosis tiene como origen la boca. Las principales causas suelen estar relacionadas con las encías (gingivitis o periodontitis) y también con infecciones en la lengua (bacterias).
  • Infecciones en nariz y garganta. Cuando existen molestias en la nariz y la garganta por exceso de mucosidad, esto puede afectar también de forma directa al mal aliento.
  • Síndrome de boca seca. La saliva es una herramienta tremendamente eficaz para prevenir enfermedades bucales y eliminar restos de comida, además de evitar caries. Cuando la secreción de saliva escasea, los problemas comienzan a aparecer, también el mal aliento.
  • El tabaco provoca por sí solo mal aliento. Además, las personas fumadoras tienen mayores probabilidades de sufrir problemas bucodentales graves.
  • Otras enfermedades. La halitosis también puede estar relacionada o ser una consecuencia de otro tipo de enfermedades como diabetes, problemas en el hígado o los riñones, acidez de estómago…

¿Cómo saber si el mal aliento viene del estómago?

Cuando el mal aliento procede del estómago, estos pacientes suelen tener antecedentes con problemas relacionados con el aparato digestivo como reflujo o acidez. En estas ocasiones, los ácidos suelen ascender hasta la garganta y la boca, generando los desagradables olores.

¿Cómo se puede eliminar la halitosis?

Si el problema reside en la zona bucodental, el principal objetivo será disminuir las bacterias que se encuentran en la boca, así como llevar a cabo una higiene correcta para evitar que los restos de comida se queden alojados. Estos son algunos de los productos más destacados que encontrarás en nuestra tienda online:

  • Colutorio. Cb12 Colutorio combate los efectos de la halitosis evitando la aparición del mal olor hasta 12 horas.
  • Chicles. Los chicles de Ventrix a base de aceite de perejil y clorofila eliminan el mal aliento dejando un frescor inigualable.
  • Dentífricos. La pasta de dientes de Oral B Pro Expert elimina la placa bacteriana y protege las encías de bacterias dejando un aliento fresco en cada lavado.
  • Limpiador lingual. El limpiador de lengua de Halita elimina las bacterias en la zona, un gesto que puede llevarse a cabo varias veces al día.
  • Sprays contra la halitosis como Halita Forte para obtener un aliento fresco al instante. Además, evita la sequedad bucal.

Además, de los diferentes tratamientos y utensilios para el cuidado bucal, la alimentación también juega un papel fundamental para mejorar el mal aliento. Incluir ciertos alimentos como aquellos ricos en clorofila, consumir de forma frecuente té verde, beber mucha agua para estimular la secreción de saliva y, un dato importante, evitar el ayuno, pueden marcar la diferencia.

¿Cómo afecta la halitosis a quien lo sufre?

El problema de halitosis no solo tiene una consecuencia física en las personas que lo padecen, sino que también genera episodios de ansiedad, estrés y problemas de interacción social por el rechazo y vergüenza de padecer halitosis. Estos son los efectos psicológicos y sociales que acompañan al mal aliento:

  • Irritabilidad, estrés o nerviosismo provocado por la falta de seguridad y la baja autoestima.
  • La inseguridad y vergüenza genera una fobia social y un distanciamiento de las personas más cercanas.
  • Afecta enormemente a las relaciones interpersonales y también puede generar problemas en el entorno laboral.
  • Muchas personas pueden llegar a sufrir crisis de pánico y se aíslan para no entablar relación con otros.

Déjanos tu comentario