¿Sientes que la pérdida del cabello no es como antes? ¿Se debilita sobre todo en la zona de la frente y el inicio del pelo? Este problema, llamado alopecia frontal fibrosante, es cada vez más común en la sociedad. Los estudios sobre este tipo de alopecia cicatricial son muy amplios y exhaustivos, aunque su origen aún sigue siendo motivo de controversia para los especialistas. Desde Farmacia Viesques queremos despejar todas tus dudas sobre la alopecia frontal. ¡Echa un vistazo!

¿Estás perdiendo pelo en la frente? Primeros síntomas de la alopecia frontal fibrosante

La alopecia frontal fibrosante es un tipo de alopecia cicatricial donde la pérdida del cabello se produce en la zona frontal y lateral de la cabeza, conocida como área de la diadema. Este tipo de alopecia se denomina cicatricial porque es irreversible, es decir, el proceso inflamatorio que sufre el folículo ocasiona una cicatriz en el cuero cabelludo que destruye por completo las unidades foliculares. Su aparición se caracteriza por un retroceso de la primera línea de implantación del cabello. La frente es cada vez más grande y de mayor tamaño, tanto en la parte superior como en los laterales. Pero, ¿cómo empieza la alopecia frontal fibrosante? En la gran mayoría de pacientes, el primer signo de alerta es la pérdida progresiva de las cejas. Esto puede producirse varios años antes del avance en diadema del inicio del pelo. Además, muchas personas muestran rojeces en la zona del rostro, en las mejillas o en las sienes en forma de relieve.

¿Qué causa las alopecias cicatriciales?

El origen de esta enfermedad es aún desconocido, sin embargo si existen diferentes estudios que determinan dos factores como principales causantes del problema: las alteraciones hormonales y un mecanismo autoinmune de inflamación.

El mecanismo autoinmune se produce cuando el propio organismo ataca al pelo generando una inflamación que termina por destruir el folículo del cabello, provocando su irremediable caída. Por otro lado, el factor hormonal influye directamente en la enfermedad, sobre todo en mujeres que sufren menopausia precoz o que han tenido una cirugía de extirpación del útero. También existen estudios recientes de la existencia de una susceptibilidad genética, donde hay genes implicados en este tipo de alopecia. Por último, debemos hablar de los factores medioambientales que desencadenan la enfermedad. Aunque muchos estudios son realmente controvertidos sobre el tema, sí existen afirmaciones que apuntan a una posible relación entre la aplicación de cremas solares o antiedad con este tipo de alopecia. Los resultados no son concluyentes, pero sí otro foco de estudio para los especialistas en la materia.

Alopecia femenina frontal, común ante cambios hormonales

La alopecia femenina es aún un tema tabú para muchas mujeres. Y no solo cuando hablamos de la caída o debilitamiento del cabello, sino de problemas de pérdida del pelo como la alopecia frontal fibrosante. Una enfermedad que es irreversible y que en las mujeres tiene fundamentalmente un origen hormonal. Entre las múltiples investigaciones se ha descubierto que un descenso de los valores hormonales estrógenos -producido de forma natural con la llegada de la menopausia-, puede estar directamente relacionado con el crecimiento del pelo generando estos fenómenos inflamatorios en los folículos.

Este problema afecta a un número significativo de mujeres con edades comprendidas entre los 45 y los 82 años que han alcanzado la menopausia o han sufrido la extirpación del útero. Generalmente afecta a las mujeres posmenopáusicas, aunque por otro lado se estima que un 14% de premenopáusicas también lo sufren y un 15% padecen hipotiroidismo.

¿Cómo combatir la alopecia frontal en hombres y mujeres?

En la actualidad, no existe un tratamiento definitivo que cure la alopecia frontal fibrosante. Sin embargo, son muchas las opciones -tratamientos y fármacos-, que consiguen ralentizar el avance de la caída.

Los tratamientos que se deben aplicar estarán enfocados en frenar el avance de la alopecia controlando los mecanismos que desencadenan el problema.

  • Fármacos de aplicación atópica a base de corticoides o minoxidil para estimular el engrosamiento capilar. Contribuyen a estimular el crecimiento del pelo y evitan la formación de cicatrices.
  • Fármacos por vía oral para reducir el efecto de las hormonas sobre los folículos como Pilexil en cápsulas que fortalece la raíz ya sea por un factor hormonal, hereditario o ambiental.
  • Mesoterapia. Uso de corticoides intralesionales para ralentizar la inflamación folicular.

Déjanos tu comentario