Las similitudes entre la COVID-19 y la gripe son tantas que en las últimas semanas y sobre durante el invierno, muchas personas tenían dudas sobre el virus que padecían. Aunque los síntomas son muy similares, existen importantes diferencias entre ambas enfermedades. Hoy te contamos cuáles son las equivalencias y diferencias principales entre la gripe y el nuevo virus que ha azotado nuestro planeta. ¡Sigue leyendo!

Síntomas comunes de la COVID-19 y la gripe

Ambas patologías son enfermedades respiratorias de carácter contagioso, pero la principal diferencia radica en el virus que las provoca. La COVID-19 tiene como origen el coronavirus y la gripe, el virus de la influenza.

Los síntomas comunes son muy similares en ambas patologías, pero si hablamos de propagación y gravedad, la COVID-19 es la ganadora. Si lo comparamos con la gripe, el coronavirus puede llegar a generar enfermedades más graves en las personas y los pacientes contagiados de esta patología pueden a su vez trasmitir el virus durante más tiempo que la gripe.

Estos son los síntomas más comunes de ambas enfermedades:

  • Estado febril acompañado de escalofríos
  • Tos y dificultad para respirar
  • Fatiga (cansancio) y dolor muscular
  • Dolor de garganta
  • Mucosidad nasal o nariz tapada
  • Dolor de cabeza
  • Cambio o pérdida del gusto o el olfato. (Generalmente es mucho más frecuente con la  COVID-19)

Es importante destacar que solo con la revisión de la sintomatología no es posible determinar de qué problema se trata, sino que será necesario realizar un test de antígenos. El procedimiento para realizar la prueba es muy sencillo, y dispones del resultado en unos minutos.

¿Qué aspectos podemos tener en cuenta para diferenciar la gripe y la COVID-19?

  • ¿Has perdido el gusto y el olfato?

Aunque también puede aparecer durante la gripe, es mucho más común asociarlo a la COVID-19. Este síntoma específico puede aparecer a partir de los dos días después de haber contraído el virus y hasta los 14 días después del inicio de los síntomas.

  • Periodo de incubación. Tiempo en el que tardan en aparecer los síntomas desde la exposición o infección al virus

Si hablamos de la gripe como de la COVID-19 pueden pasar uno o más días desde que la persona se infecta hasta que aparecen los síntomas, pero hay notables diferencias en el tiempo. En la gripe, los síntomas se muestran de 1 a 4 días tras la infección, en cambio, en la COVID-19 desde los 2 días hasta los 14. Aquí el período es mucho más largo y con ello el tiempo de contagiar a otros también aumenta.

  • Evolución de la enfermedad

Estas dos enfermedades pueden derivar en futuras complicaciones como: neumonía, síndrome de insuficiencia respiratoria, inflamación de corazón, el cerebro o los tejidos musculares, etc. La principal diferencia radica en que la gripe, por lo general, no afecta de forma grave y la persona se recupera en pocos días o dos semanas como máximo. Por el contrario, la COVID-19 sí reviste cierta gravedad para algunas personas provocando además coágulos de sangre en las venas, el corazón o los pulmones además del síndrome inflamatorio multisistémico. También es necesario añadir que las repercusiones posteriores tras el COVID-19 son muy comunes y pueden aparecer semanas o meses después, incluso si el paciente ha tenido síntomas leves.

En este cuadro te mostramos cuáles son los síntomas más probables según la enfermedad:

Si aún tengo dudas, ¿qué puedo hacer?

Aparece la tos, la mucosidad y la fiebre: “¿tengo COVID-19?” Durante la última ola de la pandemia, los síntomas relacionados con la enfermedad han dado lugar a multitud de confusiones, pero ¿qué hacer si aparece la sintomatología y no sabemos si es COVID-19 o una simple gripe?

  • Antes todo, precaución y aislamiento (si es posible). El primer paso y el acto más saludable y cívico es establecer ciertos límites y precauciones cuando tenemos dudas de una posible infección por coronavirus. En la actualidad y con la pandemia, son muchas las empresas que han facilitado el teletrabajo, recuerda avisar siempre a tus superiores y en estos momentos de incertidumbre, evita las visitas a familiares o amigos y sobre todo a personas de riesgo.
  • Realiza un test para descartar la COVID-19. Los test rápidos son una gran alternativa para detectar la enfermedad aunque recuerda, la última palabra siempre a de tenerla el personal médico.
  • Ponte en contacto con el médico. El siguiente paso más inmediato es buscar atención médica. Si estás sufriendo ya los síntomas, trata de establecer contacto por teléfono -siempre que los síntomas sean leves-, y evita acudir a un centro de salud para no colapsar el sistema.
  • Cumple todas las recomendaciones o cuarentenas que te indique el personal sanitario. Si tras el diagnóstico, eres positivo en COVID-19, mantén la calma y sigue todas las recomendaciones sanitarias además del tratamiento que ta haya impuesto el médico. Sobre todo, sigue minuciosamente el aislamiento, descansa y bebe mucho líquido durante esos días.

Déjanos tu comentario