Las prisas, la rutina… hacen que muchas mujeres no presten suficiente atención a su higiene íntima. Además de ser un hábito de limpieza, la higiene íntima es fundamental para prevenir infecciones y la proliferación de gérmenes que pueden ocasionar importantes molestias o generar algún tipo de patología como cistitis, vaginosis…

Desde Farmacia Viesques te damos las claves para llevar una correcta rutina de limpieza en tu zona íntima. ¿El secreto? Utilizar productos específicos y ser delicadas con esta zona. ¡Empezamos!

¿Cómo realizar una correcta higiene femenina?

Hay ciertos aspectos que no se deben pasar por alto durante la higiene íntima. Si alguna vez has tenido dudas con los pasos a seguir, hoy vamos a despejarlas.

  1. Utiliza siempre productos específicos para la zona vaginal. Al igual que no utilizas un champú para ducharte, la zona íntima también necesita determinados productos que mantengan equilibrado el pH vaginal.
  2. La limpieza debe hacerse de adelante hacia atrás. Este gesto es esencial durante la higiene íntima. Así será más difícil que los gérmenes de la zona anal se trasladen a la vagina y ocasionen algún tipo de infección.
  3. Lava solo la zona más externa. La parte interna de la vagina no necesita limpieza, el propio cuerpo actúa como protector y la mantiene en el estado óptimo gracias a la microbiota de la zona.
  4. Las duchas vaginales no están recomendadas. Este tipo de práctica puede eliminar las bacterias beneficiosas del interior de la vagina, alterando su equilibrio natural y dando lugar a problemas como la vaginosis bacteriana o la candidiasis vaginal. 
  5. ¡Olvídate de las esponjas! Las esponjas suelen acumular gérmenes o humedad. Las manos limpias son la mejor alternativa.
  6. Al terminar, sécate bien. Cuando hayas acabo es importante secar bien la zona con cuidado y sin frotar. Este paso es crucial ya que la humedad puede favorecer la proliferación de hongos.

A lo largo de la vida, la zona íntima femenina sufre cambios y por ello será necesario prestar una atención especial en determinados momentos:

  • Cuidados durante la menstruación. Durante la menstruación recuerda cambiar los tampones y compresas de forma frecuente y no duermas con ellos. Es una mala costumbre que afecta enormemente al pH de la zona.
  • Cuidados en el embarazo. En esta nueva etapa, el cuerpo de la mujer sufre grandes cambios hormonales, algo que se ve reflejado en la zona íntima. Las probabilidades de sufrir infecciones vaginales son muy altas, pero con las pautas adecuadas y prestando especial atención a la higiene diaria es posible evitarlas.
  • Cuidados durante la menopausia. ¿Sabías que durante la menopausia se produce un descenso del flujo vaginal? Estos cambios en la mucosa junto al aumento del pH pueden favorecer la aparición de infecciones. Además, en esta etapa también coexisten otros problemas como las pequeñas pérdidas de orina que hacen aún más necesaria la higiene.

Aunque cumplas todas estas recomendaciones, también existen otros factores que pueden alterar la zona vulvovaginal y facilitar la aparición de infecciones.

  • La ropa interior ajustada y el uso de materiales sintéticos como el nailon. Esto provoca humedad y calor en la zona genial, dos características que fomentan los microorganismos.
  • Los componentes químicos del esperma también pueden generar cambios en la vagina alterando su estado natural.
  • La incontinencia urinaria o fecal son graves problemas que generan enfermedades e infecciones molestas. La opinión de un médico será fundamental en estos casos.
  • El uso frecuente de antibióticos puede alterar el pH natural siendo contraproducente para muchas mujeres.
  • Cambios hormonales durante la pubertad, el embarazo y la menopausia. Como hemos comentado, los cambios hormonales pueden desequilibrar el pH de la vagina. Es en estos momentos cuando será necesario prestar especial atención a la higiene.

¿Cuáles son los mejores productos para la higiene íntima y cuáles no están recomendados?

Los productos de higiene íntima son fundamentales para llevar una correcta rutina de limpieza, pero ¡cuidado!, si no son los adecuados, pueden pasarte factura. Olvídate de los desodorantes íntimos o los geles perfumados, este tipo de productos son dañinos para la zona ya que suelen producir alteraciones en la flora y enmascarar alguna enfermedad.

Desde farmacia Viesques te dejamos una selección de los productos más respetuosos con tu zona íntima.

  • Sesderma Nanocare Intimate: gracias a su fórmula renovada, limpia y refresca la zona sin causar ningún desequilibrio en la zona genital.
  • Melagyn Gel Higiene y Protección Íntima: el gel de Melagyn limpia mientras protege la zona de infecciones o bacterias. Su composición es perfecta también para combatir la sequedad ocasionada por tratamientos de quimioterapia, operaciones quirúrgicas o por la menopausia.
  • Cumlaude Higiene Íntima CLX: su fórmula con propiedades dermoprotectoras y limpiadoras respeta al máximo la flora y mejora las condiciones de la zona genital durante la menstruación o las relaciones sexuales.

Signos de alarma que pueden indicar una infección vaginal

  1. Si notas cambios en tu flujo y la secreción es anormal.
  2. Si sientes escozor, ardor o picor en la zona vulvovaginal.
  3. Si al orinar o tener relaciones sexuales sientes dolor o escozor.

Las molestias y problemas vaginales más habituales son:

  • Cistitis. La cistitis –más conocida como infección de orina-, está provocada por microorganismos en el tracto urinario que provocan picazón, enrojecimiento, picor vaginal… y en casos más graves, fiebre o vómitos. La cistitis, aunque tiene múltiples causas, también está relacionada con el uso de productos o aerosoles de higiene femenina.
  • Vaginosis bacteriana. Es muy frecuente en mujeres de edad reproductiva y está ocasionada por un desequilibrio o desajuste en la flora vaginal que produce un aumento de las bacterias nocivas.
  • Candidiasis. La candidiasis vaginal es una infección micótica que provoca picores, irritación y flujo inusual. Esta infección por hongos puede estar producida por el uso de desodorantes o productos perfumados en la zona íntima, el abuso de antibióticos, las compresas o los tampones.

Ante los primeros signos de alarma es importante acudir a un médico especialista que diagnostique el problema y aplique un tratamiento adecuado para frenarlo.

Y recuerda, además de realizar una higiene íntima correcta, presta atención a tu alimentación (evita los azúcares), bebe mucho líquido y practica ejercicio de forma habitual, tu organismo lo agradecerá.

Déjanos tu comentario