La acumulación de cerumen en el oído externo puede ocasionar una pérdida puntual de audición, y esto es lo que conocemos, coloquialmente, como tapón de cera. No obstante, en ocasiones tardamos varios días en darnos cuenta de qué puede estar ocasionando la disminución de la audición. En este post te contamos cómo eliminar los tapones de cera y aprender a identificarlos.

¿Por qué se producen los tapones de cera?

Tal y como hemos adelantado, un tapón de cera es la obstrucción de la audición provocada por un exceso de cerumen en el oído externo. El cerumen es una sustancia que nuestro cuerpo produce naturalmente mediante las glándulas y folículos sebáceos ubicados en el oído externo. Parte de esta cera la absorbemos, pero otra parte sale al exterior, ocasionando los tapones de cera.  La formación de tapones de cera no está relacionada con la falta de higiene, sino con un exceso de secreción de las propias glándulas. Hay personas que son más propensas que otras a tener tapones de cera por múltiples causas externas.

Algunas de las más habituales son sequedad en la piel, uso de prótesis auditivas, mala utilización de auriculares, uso habitual de bastoncillos de algodón, empleo de tapones para bañarse o para dormir, o, simplemente, tener un conducto auditivo más estrecho.

¿Cuál es la función del cerumen?

Todas las sustancias que segrega el cuerpo humano cumplen una función. En el caso del cerumen, es doble. Por un lado, la cera protege al oído de agentes externos que puedan dañarle, e impide que se desarrollen en él bacterias y microorganismos infecciosos gracias a que contiene lípidos antibacterianos. Por otro lado, hidrata la piel del conducto auditivo, reduciendo el riesgo de padecer irritaciones.

Síntomas de los tapones de cera

Los tapones de cera resultan muy molestos, aunque no son de alta gravedad si no se producen complicaciones extraordinarias. Algunos de los síntomas más habituales para identificar la presencia de un tapón de cera son los siguientes:

  • Pérdida de audición.
  • Dolor de oído.
  • Sensación de taponamiento auditivo.
  • Ruidos o pitidos en el oído.
  • Mareos o sensación de desequilibrio.

¿Cómo se eliminan los tapones de cera?

Si los tapones de cera provocan una pérdida bastante acusada de audición, es aconsejable visitar al otorrinolaringólogo para que sea él quien decida si hay que extraer el tapón o no, puesto que no en todos los casos es la mejor solución. Normalmente, cuando los síntomas son más molestos, la decisión del otorrino suele ser eliminar el tapón. Además, también suelen decidir eliminarlo en los casos de aquellas personas propensas a sufrir otitis de manera crónica o que hayan sido intervenidas del oído por alguna patología.

Existen dos vías de extracción principales, en función del grosor y profundidad que tenga el tapón de cera:

 Lavado e irrigación

Este método consiste en introducir un producto ceruminolítico, como aceite o glicerina, unos días antes, para ablandar la cera, o realizar un lavado a presión con agua templada. Después, es importante secar bien el oído y no dejar restos de humedad. De esta forma, la cera se drenará correctamente y el oído quedará limpio. La irrigación no está recomendada para personas que hayan tenido alguna operación en el oído previamente.

 Pinzas

En los casos en los que el tapón de cera sea más consistente, algunos especialistas optan por utilizar pinzas. Con la ayuda de un otoscopio, van extrayendo la cera con unas pinzas específicas, tras lo cual, limpian los posibles restos que queden en el oído.

Consejos para evitar que se formen

Los tapones de cera no son graves, pero sí resultan muy molestos. Evitar su aparición es posible si tenemos en cuenta las siguientes consideraciones:

  • No introduzcas objetos como bastoncillos de algodón u horquillas para limpiar los oídos profundamente, puesto que podrías arrastrar la cera hacia el interior y compactarla, provocando el efecto contrario.
  • Limpia, progresivamente, la cera que sale al conducto exterior de tu oído, retirando los restos con una toalla o una tela similar.
  • No uses ningún tipo de preparado para lavar tu oído sin consultar previamente con un médico o farmacéutico para saber cómo es la mejor manera de hacerlo.
  • Evita un exceso de humedad en los oídos. Por ejemplo, si te bañas en la playa o en la piscina, asegúrate de que no se queda agua dentro del oído.

Hoy en día existen algunos productos que te pueden ayudar a disolver el cerumen, pero es importante que consultes previamente con tu farmacéutico de confianza cómo deben utilizarse.

En Farmacia Viesques ponemos a tu disposición las mejores gotas y soluciones líquidas para prevenir la aparición de tapones de cera, y te asesoramos sobre cómo aplicarlas correctamente. No obstante, si tienes síntomas más molestos y crees que tienes un tapón de cera que te está limitando tu día a día, lo más recomendable es pedir cita con un especialista.

Déjanos tu comentario