¿Sufres molestias en el estómago? Quizás estés pasando por una época de mucho estrés, tus hábitos alimenticios sean poco saludables o estés abusando de los antibióticos. Una buena solución es comenzar a incorporar alimentos probióticos y prebióticos, un hábito que te puede ayudar a fortalecer el sistema inmune y por tanto, mejorar la salud. En este post te contamos cuál es su función, los alimentos donde encontrarás estas propiedades y en qué se diferencian cada uno de ellos.

¿Qué es un probiótico?

     Los probióticos son considerados microorganismos vivos que, si se administran en cantidades adecuadas, atribuyen propiedades beneficiosas para nuestra salud. Su consumo puede ayudar a equilibrar la flora intestinal en situaciones en las que existan enfermedades infecciosas e inflamatorias, como diarreas, úlceras y alergias. También puede ser recomendable consumir probióticos tras la ingesta de antibióticos que puedan generar molestias en el sistema digestivo.

¿Qué es un prebiótico?

 Los prebióticos son componentes alimentarios, que actúan como nutrientes para favorecer el crecimiento de bacterias sanas en el intestino. Estas sustancias mejoran y regulan la actividad de la microbiota intestinal. Dentro de los prebióticos destacan: la oligofructosa, la inulina, la lactulosa, los galactoolígosacáridos y los oligosacáridos de la leche materna.

Diferencias entre probióticos y prebióticos

      La principal diferencia entre ambos es que los probióticos son bacterias “buenas” que habitan en el intestino y los prebióticos son fibras alimentarias que ayudan a mantener la supervivencia de los probióticos en el sistema digestivo.

     No obstante, si estás pensado en tomar suplementos, debes tener en cuenta que sus beneficios son muy diferentes. En el caso de los probióticos, sirven para disminuir los síntomas de la mala digestión, recuperar la microbiota después de que el paciente la haya dañado por alguna causa o para prevenir la mastitis en la lactancia. Por otra parte, los prebióticos suelen recomendarse como laxantes porque contribuyen al aumento del peristaltismo (proceso de contracciones musculares en el intestino) y a la prevención de enfermedades como la encefalopatía hepática.

¿En qué alimentos están presentes los prebióticos y probióticos?

     Estas sustancias saludables las podemos encontrar en diferentes productos que consumimos diariamente. ¡Veamos cuáles son!

  • Probióticos. Aparecen frecuentemente en alimentos fermentados como puede ser el yogur, el Kéfir o el chucrut. Otros alimentos probióticos que puedes incluir en tu dieta son la soja fermentada, el kimchi, los encurtidos, y la bebida fermentada de kombucha.
  • Prebióticos. La mayoría se encuentran en alimentos de origen vegetal. Si deseas seguir una alimentación rica en prebióticos debes integrar los siguientes alimentos: las cebollas, los plátanos, las alcachofas, cereales integrales y legumbres, como las lentejas rojas.

¿Cuándo es recomendable tomar suplementos probióticos y prebióticos?

     Otra forma de consumir estas sustancias saludables, aparte de los alimentos, es a través de los suplementos con probióticos y prebióticos. Hoy en día, existe una gran variedad y se pueden encontrar en diferentes formatos (pastillas, sobres o jugos naturales). Si acudes a una farmacia en busca de este tipo de complementos alimenticios, es posible que te preguntes: “¿cuándo debo tomarlos?” En Farmacia Viesques hemos seleccionado estos tres productos, como ejemplos para explicar su correcta administración:

  • Ultra Levura Cápsulas 10x250mg. Es un tratamiento que ayuda a mejorar y prevenir la diarrea producida por los efectos de los antibióticos, indicado para adultos y adolescentes mayores de 12 años. La dosis recomendada es 1 o 2 cápsulas (250 a 500 mg) al día y se debe distribuir en dos tomas (mañana y noche). Las cápsulas se deben tomar enteras acompañadas de un vaso de agua y preferiblemente antes de las comidas.   
  • Fibra Leo Probióticos y Prebióticos 180 comprimidos. Este complemento alimenticio facilita el tránsito intestinal y mejora el volumen de la masa fecal, gracias a su alto contenido en fibra y bífidus. En este caso, se recomienda la toma de 3 comprimidos, tres veces al día antes de las principales comidas (desayuno, comida y cena) y siempre acompañarlo de un vaso de agua.
  • Urocran 30 Cápsulas Arándano Probiótico Prebiótico. Es un complemento alimenticio que ayuda a mejorar los síntomas y prevenir las infecciones del tracto urinario. Este tratamiento es compatible con antibióticos y apto para personas diabéticas y celíacas. Se aconseja tomar 1-2 cápsulas al día, una antes de acostarse y después de orinar.

     Como puedes comprobar, cada medicamentotiene indicaciones diferentes, por eso es importante preguntar a tu farmacéutico cómo y cuándo debes ingerir estos suplementos probióticos y prebióticos. Ten en cuenta que además de consumirlos, debes seguir una dieta rica en fibra, para favorecer la supervivencia de los probióticos en el intestino.

Beneficios de los probióticos y prebióticos

Lo cierto es que la combinación de estos dos componentes alimentarios es la mejor alternativa para asegurarse un buen equilibrio de la flora intestinal. Sin embargo, estas son algunas de las ventajas que nos aporta cada uno.

Beneficios de los probióticos:

  • Ayudan a mejorar y prevenir las diarreas infecciosas ocasionadas por los antibióticos.
  • Reduce la intolerancia a la lactosa.
  • Disminuye los síntomas de la infección intestinal.
  • Su uso adecuado previene el cáncer de colon y otras enfermedades gastrointestinales.

Beneficios de los prebióticos:

  • Refuerza el sistema inmunológico. 
  • Previene el estreñimiento.
  • Favorece la absorción del calcio y el magnesio intestinal.
  • Ayuda a mantener los niveles de colesterol y glucosa.
  • Favorece en la eliminación de tóxicos.

Déjanos tu comentario