Las verrugas son un problema que afecta principalmente a niños y jóvenes, época en la que aún no se ha desarrollado una inmunidad al virus que las produce. Estas protuberancias en la piel no suelen revertir gravedad, aunque sí pueden ser incomodas y antiestéticas según la zona en la que aparezcan.

Aprender a observarlas y tratarlas cuando sea necesario es fundamental antes de que surjan lesiones más graves y molestas.

¿Qué son las verrugas y por qué aparecen en la piel?

Las verrugas son pequeñas protuberancias en la piel que aparecen generalmente en las manos o los pies – aunque pueden crecer en cualquier parte del cuerpo, incluso dentro de la boca, los genitales o la zona del recto- y no suelen producir dolor. Estos bultos granulares benignos tienen un origen vírico y se trasmiten por contacto a través del virus del papiloma humano (VPH). No obstante, no todo el mundo desarrolla el virus por contacto porque el sistema inmunológico de cada persona no responde de la misma forma. Tras la exposición, las verrugas pueden tardar de dos a seis meses en aparecer. Las verrugas comunes suelen ser inofensivas y, con el tiempo, desaparecen por sí solas.

Se caracterizan por ser pequeñas, carnosas y granuladas. Además, presentan un color blanco o rosado y son ásperas al tacto. También suelen mostrar pequeños puntos negros en su interior que son los vasos sanguíneos coagulados.

Tipos de verrugas y zona del cuerpo en la que son más frecuentes

Existen diferentes tipos de verrugas dependiendo de la trasmisión y la zona del cuerpo donde se muestran, estas son las más conocidas:

·       Verrugas comunes, vulgares o lunares. Se conocen por diferentes nombres y son las más comunes. Suelen aparecer en los dedos, en las palmas de las manos, los codos y las rodillas, en ocasiones también se muestran en la cara, el cuello o el cuero cabelludo.

·       Verrugas planas. Las padecen más los niños o los adolescentes. Se caracterizan por no ser tan abultadas como el resto y suelen tener un color más blancuzco. Por lo general proliferan en la cara, los brazos y las rodillas.

·       Verrugas plantares, también conocidas como papilomas. Su localización es muy característica, ya que son específicas de las plantas de los pies. Este tipo de verrugas si pueden ser dolorosas por la presión y el roce de los pies. Suelen necesitar un tratamiento para eliminarlas.

·       Verrugas subungueales y periungueales. Se localizan debajo o alrededor de las uñas de las manos o los pies.

·       Verrugas filiformes. Se forman en la cara (los párpados de los ojos) o el cuello y generalmente desaparecen por sí solas.

·       Condilomas o verrugas genitales. Son mucho más contagiosas y se trasmiten durante las relaciones sexuales. En estos casos, será necesario acudir a un médico nada más se advierta su aparición.

¿Es necesario tratarlas o se deberían ignorar?

Antes de iniciar un tratamiento para eliminar verrugas, lo más conveniente es esperar un tiempo para ver si desaparecen solas. Mientras se observa su crecimiento o estado, se pueden tomar ciertas precauciones para evitar lesiones. Por ejemplo, a la hora del aseo, ser muy cuidadoso evitando frotar muy fuerte donde existan las verrugas. Si esta lesión aparece en las uñas de las manos o los pies, se deben utilizar limas y cortaúñas diferentes para no infectar otras zonas sanas.

En el caso de producir dolor o molestias por rozaduras, sí deben eliminarse. Aunque los métodos son más agresivos y muchos pueden dejar marcas o cicatrices.

¿Qué tipo de productos son los más adecuados para eliminar las verrugas?

En el mercado de farmacia y parafarmacia existen infinidad de productos indicados especialmente para un cada tipo concreto de verruga. Siempre será aconsejable recurrir a un especialista antes de su uso.

·       Verrugas cutáneasISDIN antiverrugas es una solución eficaz y específica que trata el problema de forma cutánea gracias al ácido salicílico.

·       Vulgares y plantares. Indicado solamente para las verrugas plantares,  Verrupatch, favorece la eliminación de estas protuberancias con su nueva fórmula basada en el ácido salicílico.

·       Zona genital. Papilocare es un gel genital que debe aplicarse de forma externa. Está compuesto por nisomas de ácido hialurónico y betaglucano antioxidante, que contribuyen a recuperar la hidratación y estructura de la piel.

·       Producto de una sola aplicación. Con Dr. Scholl las verrugas en manos y uñas desaparecen al cabo de 10 o 14 días tras la aplicación realizada a través de un proceso de congelación.

¿Cómo quitar las verrugas del cuello y otras zonas delicadas?

Generalmente las verrugas desaparecen solas y de forma natural en torno a los seis meses y los dos años. En algunas ocasiones esto no sucede y pueden ocasionar dolor o malestar de carácter antiestético.

En zonas más delicadas como puede ser la cara, el cuello o las axilas existen algunos métodos innovadores para solucionar el problema.

·       En el cuello. Hablaríamos de tres opciones; el láser CO2 –evapora la verruga sin dejar cicatriz, pero necesita anestesia local-, es el método más eficaz en la actualidad. Por otro lado encontramos el ácido salicílico -se aplica de forma tópica- y la crioterapia – utiliza nitrógeno líquido-. Este último puede ser rápido, pero también doloroso y suele dejar marcas.

·       En las axilas. Este tipo de verrugas no deben eliminarse mediante los medicamentos habituales para tratar las verrugas, sino que un especialista debe intervenirlas meticulosamente. Los métodos más comunes son: la electrocoagulación, la crioterapia o el láser.

·       En la cara. Al tratarse de una zona delicada, los medicamentos de venta libre como los antes mencionados, no deben utilizarse en el rostro porque existe un alto riesgo de causar cicatrices. En este caso, tras el diagnóstico del médico especialista, se optará por un tratamiento de láser o criocirugía.

Déjanos tu comentario