Seguro que ya conoces las lágrimas artificiales y que has tenido que utilizarlas en alguna ocasión, pero ¿sabes qué existen diferentes tipos de acuerdo a su fórmula y a su presentación, o cuántas veces las puedes usar al día? ¡Sigue leyendo!

Características de las lágrimas artificiales

Las lágrimas son esenciales a la hora de mantener una buena salud visual, puesto que lubrican la superficie de nuestros ojos, los protegen de posibles infecciones y nos proporcionan confort. Cuando se sufre sequedad ocular debido a la edad o por el uso de ciertos medicamentos, entre otras cosas, todos estos beneficios se pierden parcialmente, dejando nuestra superficie ocular más expuesta, haciendo que sintamos molestias y picor en los ojos.

Las lágrimas artificiales nos ayudan a combatir estos síntomas, puesto que lubrican los ojos secos y les ayudan a mantener la humedad necesaria que nuestros en ocasiones no son capaces de producir de forma natural.

Unas lágrimas artificiales deben:

  • Lubricar e hidratar la superficie ocular.
  • Actuar de manera rápida y duradera.
  • No alterar la visión.
  • Ser estériles y libres de toxicidad.

Tipos de lágrimas artificiales

Podemos encontrar diferentes tipos de lágrimas artificiales en función de su composición:

  • Lágrimas artificiales con conservantes: suelen presentarse en frascos multidosis, ya que al tener conservantes el crecimiento de bacterias se dificulta una vez abierto el bote. Las sustancias químicas que tiene en su composición pueden irritar los ojos, en especial si se sufre sequedad ocular de moderada a grave. Como ventaja, tienen una gran resistencia a agentes patógenos y externos, es decir, se mantienen fácilmente estériles.
  • Lágrimas artificiales sin conservantes: suelen ser monodosis y tienen menos aditivos y químicos que en el caso anterior, por lo que la probabilidad de irritar los ojos es mucho menor. Por ello se suele recomendar en casos de sequedad ocular grave o si necesitas aplicarte lágrimas más de tres veces al día. Como ventaja, son menos agresivas que las que contienen conservantes. El inconveniente es que están más expuestas a patógenos, por eso suelen ser monodosis.
  • Lágrimas artificiales con ácido hialurónico: de las más vendidas. El ácido hialurónico es un gran componente para retener la humedad, por lo que puede ser muy útil a la hora de combatir la sequedad ocular. Además, es un antioxidante natural que reduce la acción de los radicales libres que provocan el envejecimiento celular.
  • Lágrimas artificiales con antioxidantes y vitaminas: frecuentemente se utilizan vitaminas A, E y del grupo B, ya que ayudan a regenerar la superficie ocular.

¿Cuándo se debe usar lágrimas artificiales?

Como adelantábamos al principio, existen diversos motivos por los que aparece la sequedad ocular. Las causas más comunes son:

  • Síndrome del ojo seco: causado por falta crónica de lágrimas naturales o por producción de lágrimas de baja calidad. Afecta en torno a un tercio de la población, y las probabilidades de sufrirla aumentan con la edad.
  • Envejecimiento: con el paso de los años, disminuye la lubricación natural de los ojos.
  • Ciertas enfermedades: enfermedades alérgicas, artritis reumatoide, lupus o la esclerodermia son algunas de las patologías que provocan un aumento de sequedad en los ojos.
  • Uso de algunos medicamentos: como los descongestionantes, los antihistamínicos, los antidepresivos o los anticonceptivos hormonales, entre otros.
  • Uso de lentes de contacto: el uso prolongado de lentillas puede provocar que los ojos se sequen temporalmente, es decir, mientras se utilizan lentes de contacto.

¿Cuántas veces puedo usar lágrimas artificiales?

La cantidad de veces que necesites usar lágrimas artificialesdepende de cada caso en particular, lo que más recomendable en caso de duda, es consultar a un oftalmólogo. De todos modos, se suelen usar como máximo entre 2-4 veces al día. Si necesitas hacerlo más veces quizás deberías valorar otros métodos de hidratación ocular, como los geles, ya que su efecto dura más tiempo.

¿Es conveniente utilizar lágrimas artificiales si llevo lentillas?

Sí, no solo puedes usar lágrimas artificiales si usas lentillas, sino que se recomienda hacerlo para disminuir las molestias que te pueden ocasionar: sequedad ocular, ardor o sensación de arenilla. Eso sí, no todas las lágrimas artificiales son adecuadas para utilizar con lentillas. Deberás escoger unas sin conservantes para que estas no dañen tus lentes de contacto, y cuyo uso sea apto junto con ellas.

¿Cuáles son algunas de las mejores marcas de lágrimas artificiales?

¡Atento a las marcas de lágrimas artificiales que te destacamos a continuación!

  • Systane Complete 10 ML: si sufres sequedad ocular de manera habitual o de vez en cuando, estas lágrimas artificiales lubricarán e hidratarán tus ojos estabilizando la estructura lagrimal. Aptas para uso con lentes de contacto.
  • Systane Hidratación: ¿necesitas una mayor hidratación? Estas son las lágrimas artificiales perfectas para ti, ya que cuentan en su composición con ácido hialurónico.
  • Liquifilm Lágrimas 15 ML: consigue limpiar e hidratar eficazmente tus ojos gracias a su composición rica en sales.
  • Lubristil: es una solución oftálmica hipotónica humectante y lubricante en formato monodosis.

¡No juegues con tu salud oftalmológica y apuesta por unas lágrimas artificiales de calidad!

Déjanos tu comentario