Seis de cada diez mujeres sufren algún trastorno del suelo pélvico a lo largo de su vida, según un estudio realizado por Benuren. De ahí, que en los últimos años hayamos sido testigos de un aumento, sobre todo por parte de las mujeres, en la preocupación por la salud y el fortalecimiento de la zona pélvica.

¿Por qué es importante el suelo pélvico?

La zona pélvica engloba al conjunto de músculos y al tejido conjuntivo que cierra la pelvis en su parte inferior y sostiene sus órganos: vagina, uretra, útero y recto, en la mujer; vejiga, uretra y recto, en el hombre. La disfunción de esta zona afecta gravemente a la calidad de vida tanto de mujeres como de hombre, puesto que se encarga de funciones tan importantes como la defecación, micción, reproductora y sexual.

Presta atención a los síntomas

Cuando el suelo pélvico está debilitado aparecen los primeros síntomas que nos alertan del mal funcionamiento de los órganos. En muchas ocasiones la falta de firmeza en la zona se debe a causas naturales como el embarazo, el parto y la menopausia, pero también a la realización de deportes de impacto, esfuerzos excesivos, sobrepeso o, incluso, malas posturas.  

Los síntomas más habituales de que los músculos del suelo pélvico no funcionan como deberían son los siguientes:

  • Incontinencia urinaria. Es el síntoma más común. Aparece cuando la musculatura del suelo pélvico está debilitada, lo que provoca perdidas de orina en cualquier acción que ejerza una presión intra-abdominal, como toser fuerte, reír o estornudar.  
  • Incontinencia fecal. El esfínter anal está formado por fibras musculares del suelo pélvico, por lo que entrenando la zona pélvica se mejorará la fuerza y el control muscular perianal.
  • Prolapso. Es un problema bastante grave que se produce cuando los órganos de la cavidad pélvica descienden hacia el exterior. Se da en mujeres después de partos vaginales y es conveniente tratarlo a tiempo para evitar complicaciones mayores.
  • Problemas sexuales. Las disfunciones del suelo pélvico pueden provocar disminución o falta de sensibilidad, además de dolor durante el acto sexual. Una buena musculatura de la zona pélvica ayuda a tener relaciones sexuales más placenteras.

No solo las mujeres sufren estas dolencias, los hombres también deben cuidar la zona pélvica para evitar las mismas dolencias que las mujeres -incontinencia y problemas sexuales- y, además, problemas de próstata.

Tonificar y fortalecer la musculatura pélvica

Como todo músculo se debe trabajar para prevenir y tratar las dolencias del suelo pélvico a través de sencillos ejercicios de tonificación y fortalecimiento de la zona.

Existe una diferencia entre tonificar y fortalecer.  Por tonificar nos referimos al tono del músculo cuando este está relajado; mientras que fortalecer es ejercer un esfuerzo sobre un músculo de manera voluntaria. Según esta diferencia, existen diferentes ejercicios para mejorar el suelo pélvico.

Bolas chinas

Son perfectas para tonificar el suelo pélvico mientras realizas cualquier otra actividad en movimiento, eso sí, no están recomendadas mientras se practica algún deporte.

Su funcionamiento es muy sencillo, al introducir las bolas chinas en la vagina, estas ejercen una vibración que estimulan los nervios de los músculos pélvicos que se contraen y relajan de manera natural.

Es recomendable utilizarlas de 10 a 15 minutos al inicio hasta llegar a los 30 minutos diarios.

Kegel

 Los ejercicios Kegel son los más conocidos, ya que estas rutinas de contracción y relajación de los músculos ayudan a tener un mayor control y fortalecer la zona.

Para iniciarse en estos ejercicios lo más sencillo es comenzar cuando se está orinando, en ese momento hay que contraer los músculos durante 5 segundos -cortar el chorro- y luego soltar los músculos para volver a orinar.

Una vez se controlen estos primeros ejercicios, llega el momento de añadir peso. Para ello, los ejercitadores de peso son perfectos. Una vez introducidos, se deben realizar las contracciones de los músculos durante unos segundos, relajar, descansar y repetir. 

Otra manera de realizar estas rutinas es con un ejercitador inteligente. Con este aparato podrás configurar tus rutinas diarias de una manera segura y personalizada.

Kegel para hombres

Los ejercicios Kegel no son solo para mujeres, los hombres también pueden realizar estas rutinas en cualquier momento.

El primer paso es encontrar los músculos correctos. Al igual que ocurre con las mujeres, la manera más sencilla es al orinar e intentar detener el chorro para luego relajar los músculos y seguir con la micción. Una vez estén identificados, estos ejercicios se pueden realizar en cualquier momento. Lo ideal es realizarlos 3 veces al día con series de 10 repeticiones.

Otras prácticas

Además de los ejercicios mencionados anteriormente, existen otras prácticas recomendadas que ayudan a prevenir, cuidar y fortalecer el suelo pélvico.

  • El yoga y su respiración te ayudan a situar el suelo pélvico y ser consciente de su importancia. Existen diferentes tipos de asanas o posturas de yoga que ayudan a trabajar la musculatura pélvica.
  • El Pilates, al igual que el yoga, ayudan a ser más conscientes de dónde se sitúa el suelo pélvico. Con ejercicios específicos y respiraciones se trabajan los músculos del suelo pélvico.
  • La fisioterapia del suelo pélvico es una disciplina que ayuda a evaluar y tratar las disfunciones del suelo pélvico, pero que también se puede utilizar como método preventivo.
  • La higiene postural y el suelo pélvico están íntimamente relacionados. Al cuidar la postura favorecemos la salud de la zona pélvica, ya que puede llevar a cabo sus funciones de manera más eficaz y natural.

Como todo lo que tiene que ver con la salud, siempre es mejor prevenir que curar. Desde Farmacia Viesques recomendamos añadir esta rutina de ejercicios a la sesión semanal de entrenamiento. Pasado un tiempo tu zona pélvica te lo agradecerá y evitarás futuras complicaciones.

No dudes en visitarnos y preguntarnos las dudas que tengas sobre el fortalecimiento del suelo pélvico, estaremos encantados de ayudarte.

Déjanos tu comentario