Para muchas personas la boca o la dentadura es sinónimo de estética, pero aunque es cierto que unos dientes bonitos son un signo de belleza, la importancia de  mantener una buena salud bucodental va mucho más allá, siendo un pilar fundamental para nuestro organismo. La mala higiene bucodental además de estar asociada con múltiples problemas en la cavidad bucal, también acarrea enfermedades y molestias en el organismo producido por las bacterias que se originan en la boca.

Hoy te contamos todo lo que necesitas saber sobre el cuidado bucodental y te mostramos algunos consejos para el día a día. ¡No pierdas detalle!

Importancia de la salud bucodental

La boca, y por ende, la salud bucodental, engloban diferentes funciones vitales para nuestro cuerpo. La boca es una parte fundamental de la digestión, el habla o la respiración, imagínate cuál es la importancia de mantener una boca y unos dientes sanos si estos mecanismos esenciales para nuestra supervivencia se ven afectados.

Si la capacidad para masticar se ve perjudicada -fallos en la dentadura-, esto puede acarrear serios problemas a la hora de masticar suponiendo una modificación de la dieta que degenerará en una mala nutrición. Esto ocurre cuando las personas ingieren puré o comidas más blandas renunciando a otros alimentos necesarios para nuestro organismo. Por otro lado, la salud bucodental también engloba los labios, la lengua y la cavidad nasal que nos permiten comunicarnos y hablar de manera articulada. Otro factor importante es la respiración que se realiza a través de la cavidad oral y nasal.

Hasta la salud bucodental tiene un carácter social o emocional por su influencia directa sobre el estado de ánimo y sobre la capacidad de comunicarnos con los demás de forma fluida y agradable.

Enfermedades bucodentales más comunes

La higiene bucal nos ayuda a prevenir enfermedades bucodentales realmente molestas y perjudiciales para la salud. Estas son las más frecuentes:

  • Caries. ¿Sabías que es la segunda enfermedad más habitual en España después del resfriado? Las caries pueden desarrollarse a cualquier edad y son lesiones producidas por la acción corrosiva de bacterias que, poco a poco, destruyen los tejidos del diente.
  • Gingivitis. La gingivitis consiste en la inflamación y enrojecimiento de las encías provocadas por la acumulación de la placa o el sarro. Al igual que en el caso de la caries, la higiene bucal es fundamental para combatir este problema.
  • Periodontitis. La periodontitis aparece cuando la gingivitis no es tratada a tiempo. En este caso las bacterias llegan a afectar directamente al hueso. Este problema puede venir acompañado de síntomas como mal aliento, recesión de encías o movilidad en los dientes.
  • Mal aliento. La halitosis en una enfermedad que afecta a la boca y a la lengua generando olores desagradables. El problema suele aparecer por una mala higiene, por el consumo de tabaco o por enfermedades como la gingivitis o la periodontitis.
  • Llagas o aftas. Estas lesiones aparecen en el interior de la boca y presentan una forma redonda y de color blanco. Aunque no son un riesgo para nuestra salud bucodental, provocan muchas molestas. Los colutorios son la mejor opción para frenar el problema.

8 consejos para mantener la higiene bucal e higiene dental

Si quieres tener una boca y unos dientes sanos, estos consejos son fundamentales para mantener un cuidado diario.  Desde Farmacia Viesques también te recomendamos algunos productos de higiene bucodental, ¡toma nota!

  1. Cepíllate los dientes y encías diariamente. Los especialistas recomiendan cepillarse los dientes al menos tres veces al día o después de cada comida. Y recuerda, las encías y la lengua también hay que cepillarlos.
  2. La importancia del cepillo y la pasta de dientes. Elegir el cepillo de dientes adecuado es fundamental. Si tienes dudas sobre la dureza o qué pasta de dientes utilizar, consúltalo con tu dentista, te aconsejará sobre los productos más adecuados para ti.
  3. El enjuague bucal y el hilo dental: ¡son esenciales! Utiliza colutorio al menos una vez al día, por ejemplo, antes de acostarte. Por otro lado, el hilo dental es fundamental para evitar los restos de comida entre los dientes.
  4. Visita a tu dentista al menos una vez al año. Realizar revisiones es tan esencial como el propio cuidado diario de la boca. Durante estas revisiones el dentista comprobará el estado de tu boca lo que ayudará a prevenir enfermedades periodentales.
  5. Evita el consumo de alcohol, tabaco y café. Estos hábitos son tremendamente dañinos para la boca, las encías y los dientes, siendo los responsables de muchas enfermedades bucodentales.
  6. Mantente hidratado/a. Beber agua es un aspecto clave para mantener la boca hidratada y evitar así problemas de boca seca.
  7. Renueva tu cepillo cada tres meses. Renovar el cepillo dental cada pocos meses es importante si queremos evitar las bacterias que se acumulan en las cerdas.
  8. Cuida tu alimentación. Mantener una dieta equilibrada a base de frutas, pescados o verduras también favorece una buena salud bucal, no lo olvides.

¿Lo estoy haciendo bien?

Existen muchos indicios de tener una buena salud bucodental, si cuidas tu higiene oral cada día, seguro que aprecias en tu boca estas características:

  • Esmalte brillante y blanco. El esmalte es la cubierta de nuestros dientes y el tejido más duro del cuerpo humano. Algunas sustancias ácidas pueden deteriorarlo haciendo que pierda su capacidad protectora. Si tu esmalte es blanquecino y brillante, estás realizando un buen cepillado de dientes cada día.
  • Encías sanas. Las encías están sanas cuando no hay inflamación, sangrado o dolor. El colutorio es esencial en estos casos. Aunque el color de cada encía depende del tono de piel de las personas, las encías muy rojas denotarán siempre algún problema bucal.
  • Dientes fuertes. Los primeros síntomas de unos dientes dañados son el sagrado o la hinchazón de las encías. Otros problemas son la retracción de las encías o la movilidad de los dientes. Si tus dientes están fuertes y bien fijados a las encías, tu boca goza de muy buena salud.
  • Lengua. Muchos especialistas afirman que la lengua es el ‘espejo de la salud’ y no van desencaminados. El color de la lengua y la textura permite conocer muchas enfermedades o dolencias. ¿Cuándo tenemos una lengua saludable? Las características serían; suave, flexible, sin grietas y ligeramente húmeda.

Déjanos tu comentario