El estreñimiento es una de las alteraciones más comunes entre la población. De hecho, se estima que entre un 20 y un 25% de las personas, con especial incidencia entre mujeres y personas ancianas. Además, es habitual sufrir más episodios de estreñimiento en épocas como el verano, cuando solemos descuidar más la alimentación. En este artículo te contamos todo lo que puedes hacer para combatir el estreñimiento.

¿Cuándo se considera que una persona sufre de estreñimiento?

Es importante tener en cuenta que cada persona tiene un ritmo metabólico distinto, por lo que la sensación de estreñimiento puede variar en función de la frecuencia a la que estemos acostumbrados a ir al baño. No obstante, se suele considerar que una persona sufre de estreñimiento si la frecuencia de las deposiciones es inferior a tres veces por semana. Otro factor que conviene tener en cuenta es las posibles causas puntuales que, de forma esporádica, puedan provocar estreñimiento. En este sentido, distinguimos entre dos situaciones cuyo tratamiento varía: estreñimiento ocasional y estreñimiento crónico.

 Estreñimiento ocasional

Hablamos de estreñimiento ocasional cuando la reducción de la frecuencia de las deposiciones se debe a situaciones puntuales que no se repiten en el tiempo. Especialmente, situaciones en las que se produce un cambio brusco de nuestros hábitos de alimentación o movilidad que pueden derivar en una mayor lentitud del tracto intestinal.

Por ejemplo, es muy habitual que, cuando se realiza un viaje en el que cambian los hábitos, aumente el estreñimiento. En situaciones de estreñimiento ocasional, remedios como enemas o laxantes suelen ser suficientes para solventar el problema.

 Estreñimiento crónico

Las personas con dificultades para hacer sus deposiciones de manera habitual o muy recurrente sufren de estreñimiento crónico. Las causas del estreñimiento crónico pueden ser muy diversas:

  • Obstrucción en el intestino, colon o recto.
  • Desórdenes neurológicos.
  • Tensión constante en los músculos pélvicos o debilitamiento de los mismos.
  • Causas hormonales, como diabetes, embarazo, hipotiroidismo o hiperparatiroidismo.
  • Cambios bruscos en la rutina o con alta implicación emocional.

¿Cómo se diagnostica el estreñimiento?

El diagnóstico del estreñimiento crónico es sencillo, y no suele ser necesario recurrir a pruebas radiológicas para confirmarlo. La mayoría de las ocasiones se utiliza el historial clínico y los antecedentes familiares para anticipar la predisposición de una persona a sufrir estreñimiento. Por otro lado, los síntomas son fácilmente reconocibles en una exploración rutinaria.

Lo que sí es más habitual es realizar pruebas adicionales para descartar que el estreñimiento, si es prolongado en el tiempo, haya ocasionado problemas asociados más graves que requieran un tratamiento diferente.

Tratamientos más eficaces contra el estreñimiento

El tratamiento que se suele recomendar en casos de estreñimiento puede variar dependiendo de si se trata de una patología esporádica o crónica. En los casos más graves, es conveniente acudir al médico especialista para descartar patologías más severas. No obstante, estos son algunos de los tratamientos más eficaces para combatir el estreñimiento:

 Enemas

Si sufres estreñimiento puntual, por ejemplo, durante tus vacaciones, puedes recurrir a los microenemas. Se trata de unas pequeñas lavativas que favorecen la activación del tracto intestinal y la evacuación inmediata de heces. Si vas a utilizar un microenema, es recomendable que lo hagas en un ambiente relajado, ya que el efecto suele ser casi instantáneo.

 Laxantes

Además de los microenemas, existen otro tipo de laxantes que facilitan la defecación, si bien no se recomienda utilizarlos durante largos períodos de tiempo. Así, puedes optar por laxantes estimulantes, osmóticos, ablandadores, lubricantes o supositorios, en función de cuál sea la causa del estreñimiento.

 Aceites y medicamentos

Otro remedio que suelen prescribir algunos doctores para la liberación puntual de las heces es la ingesta demedicamentos y aceites cuyo efecto es ablandar y recubrir las heces, favoreciendo su expulsión. Los efectos del medicamento, cuya dosis es importante respetar, suelen notarse a los 2-3 días desde su toma.

 Complementos alimenticios a base de fibra

La falta de fibra por un cambio en la alimentación, o por una complicación para asimilarla, está detrás de muchos casos de estreñimiento. En estas circunstancias, es conveniente ingerir complementos alimenticios que aporten una dosis extra de fibra o que incentiven el funcionamiento del tracto intestinal de manera más rápida.

La alimentación, clave para prevenir el estreñimiento

Un cambio en la alimentación puede ser una buena solución a largo plazo para erradicar el estreñimiento. Para ello, es importante incorporar en tu dieta habitual alimentos ricos en fibra:

  • Cereales de grano entero y salvado, puesto que la cáscara de los cereales tiene un alto contenido en fibra.
  • Verduras de hojas verdes, como brócoli, alcachofas, espinacas, etc.
  • Leguminosas, como frijoles, lentejas o garbanzos.
  • Frutas que no sean astringentes, como kiwis, ciruelas y la mayoría de cítricos.

Por otro lado, tan importante como saber qué nos conviene comer para combatir el estreñimiento es saber qué alimentos debemos evitar por su efecto astringente. Es el caso del arroz o el pan blanco, el plátano, la carne roja, el pollo o el queso fresco.

Asimismo, es importante mantener una rutina habitual, identificando cuál es el momento del día en el que puedes adoptar el hábito de ir al baño a diario. Para favorecer la expulsión de las heces, puedes activar el tracto intestinal con ligeros masajes circulares siguiendo el recorrido del intestino.

Si tienes dudas o quieres saber cómo puedes combatir periódicamente el estreñimiento, en Farmacia Viesques te asesoramos sobre la mejor alternativa según tus circunstancias individuales. Hay expertos que afirman que el intestino es el segundo cerebro, así que no descuides la salud intestinal.

Déjanos tu comentario