Todo el mundo ha sufrido insomnio en alguna ocasión. Sobre todo en momentos de ansiedad, estrés… Pero en ocasiones este problema deja de ser puntual y se convierte en una enfermedad crónica que termina afectando de forma grave a quien lo padece. El sueño es una necesidad biológica que permite descansar las funciones físicas y psicológicas. Sin estas horas de reposo, el agotamiento físico y mental puede llegar a pasar factura. Desde Farmacia Viesques te contamos algunos trucos que pueden ser realmente útiles si padeces insomnio.

¿Qué es realmente el insomnio?

Existen múltiples tipos de trastornos del sueño: síndrome de apnea del sueño, síndrome de piernas inquietas e insomnio. Este último es uno de los más comunes y causa dificultades para conciliar el sueño, mantenerlo o prolongarlo. Las causas que lo provocan son muy variadas y pueden ocasionar serios problemas en el organismo. El origen puede hallarse en diferentes afecciones emocionales y psíquicas o enfermedades orgánicas que dificultan el sueño. También algunas sustancias tóxicas o fármacos pueden estar relacionados. 

Pero realmente, ¿cuántas horas de sueño son las aconsejables? Si hablamos de personas adultas, los especialistas recomiendan dormir entre 7 y 8 horas durante la noche para sentirse descansados y con energía.

¿Estás sufriendo insomnio? Estos son los síntomas del trastorno del sueño

Los principales síntomas asociados al insomnio pueden aparecer como:

  • Dificultad para conciliar el sueño por la noche.
  • Despertarse durante la noche en repetidas ocasiones y también pronto por la mañana.
  • Sentirse agotado tras el sueño nocturno.
  • Cansancio o somnolencia durante el día y cambios de humor (irritabilidad, depresión o ansiedad).
  • Pérdida de concentración o atención.
  • Torpeza, aumento de los accidentes.
  • Sensación constante de preocupación respecto al sueño.

¿Qué hacer cuando se tiene insomnio? Lo primero, buscar la causa

Para tratar el insomnio, el primer paso es conocer el origen que causa el problema, puede ser el propio insomnio o una consecuencia de otra afección. Estos son los principales causantes de este trastorno del sueño:

  • Estrés. La ansiedad y las preocupaciones son dos de los principales causantes del insomnio. Las situaciones estresantes o dramáticas terminan colándose durante las horas de sueño impidiendo la relajación necesaria para dormir. En la actualidad es una de las causas más comunes.
  • Malos hábitos de sueño. Largas siestas, acostarse a diferentes horas, utilizar el móvil o ver la televisión antes de acostarse… Son actividades que frenan la conciliación de sueño por las noches y terminan provocando insomnio.
  • Alteraciones en los horarios. El desfase horario de los viajes, los turnos de mañana o de noche, el cambio de turno en el trabajo… suelen provocar fuertes alteraciones del sueño y desencadenar insomnio.
  • Exceso de alimentación antes de acostarse. Las comidas copiosas antes de acotarse también son motivo de falta de sueño. Suelen producir acidez estomacal y molestias digestivas mientras se está acostado.
  • Enfermedades o fármacos. Por último, también debemos mencionar que ciertas enfermedades y fármacos pueden tener consecuencias directas durante el descanso nocturno, generando un insomnio crónico.

Remedios para dormir rápido en caso de insomnio leve

Si alguna vez sufres insomnio leve, toma nota de estos sencillos trucos. Y no, no hablamos de contar ovejitas. Si quieres mejorar la higiene del sueño, puedes comenzar hoy mismo:

  • No utilices aparatos electrónicos al menos una hora antes de acostarte.
  • Haz ejercicio de forma habitual en tu día a día, pero evita practicar deporte intenso más tarde de las ocho.
  • Las duchas de agua caliente son muy efectivas para conciliar el sueño.
  • Evita las comidas de fuertes digestiones.
  • Las pastillas o infusiones para conciliar el sueño son realmente efectivas.

Combatir el insomnio crónico 

Para combatir el insomnio continuo, los especialistas recomiendan seguir unos hábitos saludables, no solo antes de acostarse, si no durante toda la jornada. Estos son algunos detalles que debes tener en cuenta si padeces insomnio crónico:

  • Es importante mantener horarios regulares todos los días. Levantarse y acostarse más o menos a las mismas horas evitará dificultades durante la noche.
  • Adecuar la habitación para inducir al sueño. Luz cálida y suave, evitar el frío en la habitación, huir de decoraciones recargadas, eliminar por completo los dispositivos electrónicos, etc.
  • Evitar la ingesta de bebidas estimulantes o alcohólicas. Sobre todo, cafés o tés a partir de las cinco de la tarde. Además, también es muy recomendable frenar el consumo de tabaco a estas horas, porque contiene sustancias estimulantes.
  • Eliminar del dormitorio objetos que puedan alterar el sueño durante la noche. Móviles, animales de compañía, luces encendidas…
  • Practicar rutinas de relajación antes de acostarse. Baños calientes, bebidas o sopas calientes para relajar el cuerpo, tomar infusiones para conciliar el sueño…

Déjanos tu comentario